14 de mayo de 2007

¿Dónde estás, Carmen?

Esta inactividad me está matando.
Carmen no aparece y tampoco sé nada de Juan Blanco. He pasado diez días con él y no sé como contactarlo. Es de locos.
Solo espero que Carmen esté bien...

Me he pasado este fin de semana yendo y viniendo a Barcelona por si reaparecía, y aprovechando para terminar el traslado. Esta tarde haré el último viaje al despacho y recogeré la impresora y el fax, lo último que queda. Al menos estos días me han servido para pasar más tiempo con Sara, que ya tocaba. Entiende por lo que estoy pasando, pero eso no hace que le duela menos el no verme durante días -y más sin saber cuando vuelvo o donde estoy-, es comprensible que se preocupe. Además hace nada que nos conocemos. Aún alucino con lo bien que se lo está tomando todo.

Rafa vino ayer a cenar y nos contó que el sábado conoció a una chica. Parece que lo de Marta realmente lo tiene superado. Me alegro por él.

Volviendo al tema que me preocupa, me jodería que Carmen no reapareciera. Primero porque me sabría muy mal que le hubiera ocurrido algo malo, y segundo porque la idea que se había ido perfilando en mi mente éstos días atrás se iría por el retrete. Creo que podríamos formar un buen equipo. Nuestros poderes combinados podrían conseguir muchísimo. De hecho, creo que sin ella poco voy a poder hacer. Sigue existiendo el problema del dónde y cuando.
Lo del otro día, aquella sensación en el tren, fue algo raro. Quizás solo pueda sentir el mal cuando está muy próximo o cuando va a ser a gran escala. Tendría que preguntarle a Juan Blanco, cuando se digne a llamarme a su lado... Tócate los cojones. A ver si al final Perro Negro va a tener razón...

En fín, espero que ésta tarde Carmen aparezca. Cada hora que pasa estoy más rallado.

4 comentarios:

QuiveringStar dijo...

La sensación de "estar rallado" la podrías aumentar reptiendo las ideas, dándole vueltas a lo que sabes y lo que no sabes, intentado averiguar. Para que el lector se ralle contigo. Por lo demás, bien :)

Daniel End dijo...

Gracias por la idea. Lo que pasa es que tengo miedo de repetirme demasiado. Desde mi posición no sé si repito las cosas más de la cuenta. De hecho la desaparición de Carmen ha dado pie a dos entradas muy similares. No sé cuan repetitivo queda visto desde fuera.

Aunque al parecer, por lo que me dices, no lo suficiente, aún puedo abusar un poco más XD

Un saludo!

Anónimo dijo...

cuanovas a decirlo que has aprendido? (lo del entrenamiento) esque estoy impaciente, porciero deberias haberlo puesto antes que lo de las bombas,si no piede un poco de gracia

dant3 dijo...

solo falta que la chica que ha conocido Rafa, se llame Carmen...